Me considero una persona enojona

¿De dónde proviene el enojo? ¿Qué puedo hacer para controlar mi enojo?

Es muy común escuchar a muchas personas, entre ellos familiares, decir, me hizo enojar fulanita o fulanito. ¡No le vayas a decir, tal o cual cosa, se va a enojar!!!, limitando así la comunicación. Siempre he dicho, la gente no nos hace enojar, la gente hace cosas, uno decide si se enoja o no ante ello.

Controlar nuestras emociones es un reto mayúsculo en cualquier ámbito ya sea personal, familiar, laboral. Hoy abordaremos el ámbito profesional, desde la perspectiva como líder de un equipo de trabajo, dueño de una empresa o emprendimiento, para conocer como canalizar energías ante el enojo, sin que el mismo desencadene consecuencias que impacten en tu productividad y metas.

Primero, definamos ¿qué es el enojo? ¿de dónde proviene?

El enojo es un estado emocional que varía en intensidad. Varía desde una irritación leve hasta una ira intensa. Es una emoción humana totalmente normal y por lo general, saludable si lo sabemos canalizar de manera adecuada. Sin embargo, cuando perdemos el control de esta emoción, se vuelve destructiva, y ocasiona muchos problemas en el trabajo, en las relaciones personales y en la calidad de vida. De aquí la importancia de saber canalizar esa energía y ser conscientes de sus consecuencias.

Dicen los psicólogos, una persona que se enoja con facilidad, tiene generalmente una baja tolerancia a la frustración, y siente que no debería estar sujeto a dicha frustración, irritación o a los inconvenientes. ¿Por qué pasa esto? Nunca les enseñaron como manejar o canalizar el enojo de manera constructiva.

Una más, el enojo es el canal erróneo a través del cual disfrazamos nuestras verdaderas necesidades y que no comunicamos, al menos, de manera adecuada. Detrás de la ira no hay más que dolor, por no poder hacerse cargo de decisiones propias, que no han salido bien y enojarse con los otros es el camino más fácil.

Una vez un Director de una PYME, me comentó: Jorge, ¿por qué la gente hace caso hasta que uno se enoja? Entonces, ¿es bueno enojarse?. Le respondí: quizás en un principio las personas sobre las cuales descargamos un enojo, hagan caso, se apresuren a entregarnos esa tarea pendiente, pero esta situación es insostenible en el largo plazo, dado que te obligan a convertirte en un capataz, en alguien que debe estar detrás de la gente, y cuando dejas de hacerlo, la operación vuelve al desorden y a la improductividad.  Dice el dicho: fuera el gato, hacen fiesta los ratones, convirtiéndote en esclavo de ello.

Recomendaciones que he aplicado y sugerido para canalizar el enojo de manera constructiva:

  • Pensar que trabajamos con personas, enojarnos con ellas, solos nos aleja, por ende, no tendremos relaciones exitosas, es decir, productivas.
  • Ser conscientes que el no saber expresar las problemáticas de manera asertiva, tendrá consecuencias que impactan en la productividad y las metas.
  • Como líderes, no manifestar las inconformidades ante un hecho negativo, restará efectividad a tu liderazgo. No se trata de reprimirte, sino de comunicar las cosas de manera asertiva, en tiempo y forma, con autoridad, con firmeza, pero sin ser agresivo o grosero, sin lastimar, es la manera más sana de expresar el enojo.
  • Descubrir qué es lo que desencadena tu ira.
  • Involúcrate en resolver las problemáticas de tu trabajo, de tu negocio, enfócate en aquello que provoca inconvenientes, pero retroalimenta más seguido a tu gente, a tu equipo.
  • Establecer límites de manera clara y formal (fechas de entrega, reglas, metas, entre otros).

Confió que la información mostrada te sirva, no olvides trabajar en tus emociones, comunicando a tiempo tus necesidades, tanto por la salud del equipo, del negocio, además de la propia. Genera canales adecuados de comunicación, crea un entorno de confianza, recuerda que tienes bajo tu responsabilidad a tu equipo, su productividad y los resultados de tu departamento o negocio.

Sé un líder que inspire y no que infunda el miedo.

Soy Jorge Salazar

Ayudo a profesionistas, empresarios y emprendedores a volver más productivos y rentables sus negocios, empoderando y enfocando a sus equipos de trabajo hacia el logro de resultados, sin dramas, sin fórmulas secretas, de manera práctica y sostenible.

Deja un comentario